Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

20 de octubre de 2016

Este jueves un relato: ¿Que hace esto aquí?


Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
Miguel Hernández Elegía a Ramón Sijé

Hay un trozo de tierra al pie de un algarrobo, junto a un macizo de romero, en el cementerio de Córdoba.

Es la tierra a la que las cenizas de nuestro hijo sirven de nutriente por expreso deseo de nosotros, sus padres.

Ahí es donde acudimos semanalmente a su encuentro, mi mujer y yo, a honrar su memoria, a añorar su presencia entre nosotros.

Ahí es donde unas cuantas flores artificiales en verano, naturales en invierno, dentro de una pequeña jardinera, lo acompañan.

Parece ser que esos simples objetos, que esas flores, no deberían estar ahí. Una normativa profundamente inmoral, miserable, innecesariamente cruel, carente de ética y de estética, determina que sólo pueden depositarse flores el día de la inhumación. Nunca más.

Doy fé de que este pequeño testimonio físico de nuestro infinito amor, no estorba. Está situado en la zona de tierra que rodea al tronco del árbol, donde no llega la máquina cortacésped, donde no interfiere ni con la máquina sopladora de hojas secas, ni con el riego, ni con cualquier otra tarea de mantenimiento del lugar.

Sin embargo, ya es la segunda vez que atendiendo a esa normativa nos lo arrebatan, la segunda vez que se han llevado flores  y jardinera con total impunidad.

Desde que el mundo es mundo, los seres humanos, de una forma u otra, hemos honrado la memoria de nuestros difuntos y esas manifestaciones han sido respetadas siempre de una forma reverencial.

Nuestra incompresión por estos hechos es todavía mayor porque el cementerio es municipal. Su gestión depende del Ayuntamiento y éste está regido por partidos de izquierdas a los que se les supone, como eje fundamental de sus políticas, la defensa de los derechos humanos y el respeto por la dignidad de las personas.

No les reconozco el derecho a gestionar mi dolor ni las manifestaciones externas de éste, motivo por el cual seguiré poniendo flores junto al sitio donde las cenizas de mi hijo descansan aunque, según ellos, esas flores no deberían estar ahí. Es la batalla de David contra Goliat en la que, por cierto, salió victorioso David.

Más cosas fuera de lugar las podreis encontrar en el blog de nuestra amiga Charo




19 comentarios:

  1. Acabo de cometer un grave error. De haber leído antes tu entrada plena de ternura, amor y auténticos sentimientos, no se me hubiera ocurrido subir la mia.
    Me gustaría que aunque solo fuera simbólica, añadieras de mi parte una rosa a ese ramo que seguirás poniendo con todo derecho.
    Que nadie más que vosotros, soy los dueños de vuestro dolor y vuestros recuerdos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Por aquí sólo se pueden depositar flores sin que sea en un contenedor con agua. Esa disposición tiene que ver con la proliferación de mosquitos, sobre todo por el dengue y otras pestes. Nada entiende ese pragmatismo de lo que dicta el dolor y el amor hacia quienes ya no están en presencia física entre nosotros. Conmovedora tu entrada. Me sumo arrimándote una rosa bien fresca y perfumada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No dejan que llevemos flores a los enfermos y ahora tampoco a los cementerios, solo deseo que gane siempre David y yo con el `pensamiento le dejare de vez en cuando unas margaritas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. No comprendo ciertas normas por mucho que quieran darles explicación. Precisamente esta semana que Karina ha propuesto hablar de humanidad lo que veo es que cada vez hay menos, estamos deshumanizados. Las cosas se están sacando de quicio. Añado otra rosa a ese ramo. Un abrazo para ti y otro para Toñi.

    ResponderEliminar
  5. Sólo mandaros mi cariño a ti y a tu mujer, con un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Un texto de dolor, desconsuelo y remembranzas. Les deseo lo mejor y que siga adelante esa lucha.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Debieran tener algo de humanidad cuando inventan esas reglamentaciones.

    Un abrazo para ambos.

    ResponderEliminar
  8. Pues no lo entiendo, la verdad, y hacéis bien en seguir depositando flores, quizás algún dia se den cuenta de su error y subignorancia supina, y aprenderán a respetar los sentimientos de las personas.
    Un beso para los dos

    ResponderEliminar
  9. Reglamentaciones estúpidas, que irguen la convivencia del ser humano, pero no ponen en causa lo principal que es el dolor y los sentimientos del otro

    ResponderEliminar
  10. Tiene que ser doloroso para vosotros lo que están haciendo, el que os retiren las flores, a causa de la reglamentación, es triste lo que os están haciendo, no piensan en vuestro dolor cuando ahí están los restos de vuestro hijo, me parece inhumano lo que están haciendo, porque para el corazón no hay razones ni reglas, ni reglamentaciones, ellos deberían ponerse en vuestro lugar, y se den cuenta de que deberían respetar vuestro dolor.

    Siento mucho que os esté ocurriendo eso, amigo Pepe.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  11. Me ha conmovido profundamente la batalla que libras y respeto que cada cual tenga sus propias formas de conjurar el dolor
    A propósito, el cementerio, mas alla de lo que representa me ha parecido hermoso eso de los sepulcros en el parque arbolado, sin cemento.

    Abrazo fuerte para uds.

    ResponderEliminar
  12. Tu relato me ha llegado al alma, querido Pepe,y me ha entristecido profundamente. Tal vez porque yo (y mira que es raro) haya escrito un relato en tono de humor, imaginaba no sé por qué, que todos lo haríais...
    No entiendo esa normativa tan absurda y admiro vuestra tenacidad al seguir llevando las flores a vuestro hijo. Un gran abrazo para Toñi y para ti.
    Muchas gracias por participar

    ResponderEliminar
  13. En tu relato lo unico que esta fuera de lugar son las mentes de aquellos que hacen ese tipo de normas tan inhumanas...Podría decirse ¿que hacen aqui, este tipo de personas que no dejan poner flores a nuestros seres queridos?..
    Sigue siendo como un David peleando mas fuerte que un Goliat...al final ganará siempre la razón...besoss

    ResponderEliminar
  14. No llegó a comprender el sinsentido de no dejar poner flores en un cementerio. Estamos acostumbrados a ver flores en la carretera o en partes de las ciudades donde alguien ha dejado su vida. Y en un cementerio no? Es que nos estamos volviendo locos? Ya no es sólo una cuestión de derechos sino de respeto. Os animo a Toñi y a ti a seguir y añade a tu ramo otra rosa en mi nombre. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Mi querido amiguco,
    Los políticos no HABLAN de la palabra AMOR
    Curioso ,verdad?
    "Y acabó ganando David"
    Pepe,de mi parte ,cada vez que vayáis a ese lugar tan hermoso,sopla un beso sobre él como laf lor que yo deposito junto a vosotros todas las semanas.
    Os envío mis bendiciones y que cada vez que s quiten las flores,estas se reproduzcan por millones .
    Grande la Tierra!! que en verano florece y no pueden ponerle normas!!!
    Besucos

    ResponderEliminar
  16. Comprendo vuestro dolor y rebeldía y me solidarizo con tu insistencia al seguir colocando flores a tu hijo, un gesto, amoroso homenaje, que en el desconsuelo, concede un mínimo de alivio.
    Un fuerte abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
  17. Me paso por aquí después de algunas semanas. Qué decir que a veces las normas llevan al absurdo, a pagar justos por pecadores. En este caso, una falta de respeto tan grande como no dejar ningún detalle para nuestros difuntos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hay normas que pocas veces se entienden, mas en el alma de los que sufren el dolor. Un abrazo pepe

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: