Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

9 de marzo de 2017

Este jueves un relato: BON APPETIT


Mis musas andan algo oxidadas por desuso, razón por la cual, no queriendo faltar a la cita literaria y gastronómica con nuestra anfitriona y amiga Nieves, que tan amablemente nos ha invitado a su mesa, vuelvo la vista atrás y me incorporo a la fiesta aportando dos platos de la cocina cordobesa con los que ya os obsequié en otra ocasión. Confío en que su sencillez y sabor os cautiven como lo hacen conmigo.



SONETO AL SALMOREJO CORDOBÉS

Mojo primero el pan con diligencia,
para después prensarlo con esmero.
Agrego un diente de ajo lo primero,
de momento, ya veis, no tiene ciencia.

Aplico ahora, algo de la sapiencia
que debe distinguir a un cocinero,
con toque de vinagre, algo ligero,
tomate, sal y aceite, con paciencia.

Bato después la mezcla con firmeza
y tamizo orgulloso el resultado
de esta mezcla sublime en su simpleza.

Por remate, decora su pureza,
aceite, jamón y huevo troceado.
Cordobés salmorejo, ¡qué belleza!
Pepe





SONETO AL FLAMENQUIN CORDOBES

A un filete de cerdo bien jugoso,
golpéalo con saña contundente,
tápalo con jamón alegremente
y enróllalo en canuto delicioso.

Báñalo luego en huevo generoso,
rebózalo  después rapidamente,
y al freirlo con aceite muy caliente,
surgirá el flamenquín, plato sabroso.

Sobre patatas fritas acostado
y algo de mahonesa, si apetece,
ya puede el flamenquín ser devorado.

Si probais y os complace, estoy salvado.
Juro que la receta lo merece.
En Córdoba nació y está probado.
Pepe 


Si  os habeis quedado con hambre, podeis saciarla más y mejor en los blogs del resto de compañeros cuyos vínculos podreis encontrar en el comedor de nuestra amiga y compañera de letras, Nieves

21 comentarios:

  1. Bien planteados los versos gastronomicos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Del salmorejo guardo placentera memoria (también del rabo de toro, que descubrí por allí). Aprovecharé la receta y espero no extraviarme deleitandome con tus versos, lo que resulta inevitable, amigo.
    besos

    ResponderEliminar
  3. No hace mucho que he comido , pero de verás que hambre me entro , ese salmorejo y el filete de cerdo rebozado han abierto mi apetito , y porque no decir la forma de expresarlo . Gracias amigo por tal suculenta receta sencilla a la para que divertida.

    ResponderEliminar
  4. Hay que dos platos más ricos, andaluces y flamencos en casa no falta y del salmorejo jata rebañar el plato.
    Vamos Pepe a recuperarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hay que dos platos más ricos, andaluces y flamencos en casa no falta y del salmorejo jata rebañar el plato.
    Vamos Pepe a recuperarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hay mucho amor a la tierra en esos versos tan culinarios!

    ResponderEliminar
  7. ¡Con lo que me gustan los dos platos! se me ha hecho la boca agua leyendo los sonetos. Abrazos

    ResponderEliminar
  8. De momento me has fastidiado mis planes de tomarme una manzana de cena.
    Qué poesías más bien trabadas, se hace la boca agua sólo de leerlas.
    Un besso.
    Voy a ver si me hago un salmorejo.

    ResponderEliminar
  9. Y yo lejos de mi Córdoba....no sabes que la añoranza comienza en el estomago? Y te aseguro que aquí en Cataluña no tienen el mismo sabor ni el salmorejo ni el flamenquin. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Como agua para chocolate, me hiciste recordar
    Mi beso, PEPE

    ResponderEliminar
  11. Me ha entrado hambre sólo de leerte, que bien has vendido esos platos típicos andaluces.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Pepe,amiguco,cómo se puede hacer un poema a la comida!!!s increible,yo no sería capaz.
    Pero sé que tú tienes arte para esto y más.
    Deliciosos platos según sus ingredientes.
    Besucos

    ResponderEliminar
  13. Recuerdo perfectamente, ambos sonetos de la primera vez que los publicaste.
    Te falta uno para rememorar el rabo de toro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he intentado ya, Juan L. pero tiene demasiados ingredientes para condensarlos en 14 versos y no puedo dejar "coja" la receta.

      Eliminar
  14. Madre mía Pepe, que se me hace la boca agua. Me encantan ambos platos, que por supuesto he comido en Córdoba y en mis escapadas a Palma del Río. Eres un artista ;-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola! Ninguna de las dos recetas las conocía, pero las cuentas tan bien en tus versos que se leen muy sabrosas.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Qué gourmets tan suculentos y acompañados con esta delicia de hermosos sonetos. Te quedo muy original, Pepe. Se ven delish!
    Beso

    ResponderEliminar
  17. aaayysssssss....acabo de leerte a mis 2 de la tarde...de un sábado flojo en que no quería ni cocinar, pero luego de leerte salgo a ver que encuentro en mi cocina para calmar el apetito atroz que me has provocado...
    besosososososoooss...buen fin de semana

    ResponderEliminar
  18. Probado y con gusto!!... Gracias por deleitarnos con las exquisiteces de tu tierra siempre un placer leerte amigo
    Besos!!

    ResponderEliminar
  19. Me encantó el soneto! y tambien los platos,ya puedo olerlos desde aqui. Al primero me animo a repetirlo!
    Abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  20. me han deleitado los versos y tentado grandemente las recetas.
    felicitaciones!

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: